Blogia
Embolización de Miomas

Carta de YRENE3 al GINECÓLOGO

Carta de YRENE3 al GINECÓLOGO

A la atención del doctor  M.  G

Estimado doctor,


 El 7  mayo del 2003, consulté con usted sobre un mioma que me fue diagnosticado por otro ginecólogo de mi ciudad. Este mioma me producía muchos problemas y buscaba desesperadamente una solución. Nunca antes había oído hablar de miomas, así que investigué algo por mi cuenta y pedí cita en su consulta..
Tengo que decir, que en general le estoy muy agradecida por el trato recibido por usted. Después de hacerme la revisión rutinaria, me informó de que la solución para mi problema pasaba necesariamente por la histerectomía, aunque yo le informé, de que para mí, la histerectomía no era ninguna opción, porque deseaba a toda costa conservar mi útero.


En su consulta mencioné la embolización, que había visto se encontraba entre las posibles soluciones. Su respuesta a esto fue comentarme que había asistido a un par de embolizaciones y a raíz de lo que había visto, bajo ningún concepto lo recomendaba  y que sólo era partidario de realizarla a mujeres que por cualquier circunstancia no pudieran someterse a una cirugía abierta. Se tomó usted su tiempo en comentar lo peligroso de una embolización, aunque posteriormente, haciendo repaso de nuestra conversación, no fui capaz de recordar ni una sola de las razones por las que usted no es partidario de este procedimiento (tal vez, porque en realidad, no me dio ninguna de importancia o digna de mención).


Tengo que decirle que su disertación sobre la embolización realmente cumplió su función de asustarme. Pero más me horrorizaba la idea de perder el útero. Se nos dice a las mujeres que estamos locas por querer conservarlo, que es un órgano superfluo y obsoleto una vez cumplida su función de tener hijos, pero quisiera explicarle, que no es tanto el miedo a la operación, como algo más simple, algo visceral, es algo inaceptable para muchas de nosotras, y esto, al menos para mí, es razón más que suficiente, para buscar soluciones alternativas. Sin embargo, salí de su consulta, pensando que en líneas generales, había ido bien y estaba agradecida porque me pareció que usted había demostrado interés en mi problema, dedicándome tiempo con sus explicaciones.


   Después, empecé mi propia investigación sobre mis opciones y la embolización me pareció una buena solución. Y me la hice, el 11 de junio del 2003. Una cosa que creo que los ginecólogos piensan (y creo recordar que usted mencionó), es que la embolización causa terribles dolores y yo puedo decir, desde mi propia experiencia, que  la única noche que pasé en el hospital tuve el goteo puesto y eso fue más que suficiente para controlar cualquier posible dolor.  Al día siguiente volví a casa e incluso paré a comer por el camino.


   La embolización, doctor, no es experimental, ni ciencia-ficción, no produce un dolor espantoso y su recuperación  es muchísimo más sencilla que la de una cirugía abierta y desde luego fue un éxito rotundo para mí, porque el mioma ha desaparecido y por supuesto con él, los problemas que me producía. A mis 50 años sigo teniendo mis menstruaciones con total normalidad y mi estado de salud general ha mejorado notablemente.


   Quería decirle todo esto porque sino hubiera sido por mi propia investigación, nunca hubiera sabido de la existencia de la embolización y además ME ALEGRO, de haber decidido seguir adelante con este procedimiento, a pesar de sus firmes recomendaciones en sentido contrario..


   El objetivo de esta carta, no es de ninguna forma molestarle, ni incomodarle, si no informarle de mi experiencia con este procedimiento, con el objeto de que usted comprenda, de que las mujeres tenemos derecho a que se nos informe sobre TODAS las posibles soluciones que hoy en día nos ofrece la ciencia, que hay muchas mujeres que se someten a cirugía abierta y pierden su útero porque simplemente ustedes callan información que ellas tienen derecho a conocer, al fin y al cabo, somos nosotras las que debemos decidir lo que nos interesa y es bueno para nuestros cuerpos, pero para eso necesitamos estar perfectamente informadas, cosa que, hoy por hoy, no pasa.


   Fue, mi buena suerte, que  me llevó a hacer mi propia investigación sobre la embolización, o al menos a reunir suficiente información para planteármelo. Sé, que usted no realiza este tipo de intervención, pero espero que en futuro tenga el suficiente interés en sus pacientes, para interesarse de corazón en esta opción que tiene, una alta tasa de éxito y evita riesgos y la larga recuperación de la cirugía mayor.


   Sin más comentarios, le saludo atentamente,

Adjunto informes de mi embolización y de mi última revisión.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

fernanda -

que bueni Yrene!soy fernanda ,de Argentina ,no se de dnd sos vos,pero la estoy pasando hace año y medio,tengo 34 años y me siento como de 80,estoy cansada me sacaron en enero 1 polipo y en julio un mioma nascens ,hoy en 1 eco me vieron un mioma intramural,tengo un terrible dolor en el coxis apartir de la aparicion del mioma nascens ,en la rsm no sale nada en las vertebras ,asiq no c q mas hacer eh recorrido varios medicos ,clinicas ,hospitales,consultorios particulares etc,etc.tengo mucha voluntad,pero creo q los especialistas no tienen empatia y ven al paciente como objeto y no como sujeto.gracias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres